Junto a la Presidenta Bachelet el CIDE celebra sus 50 años

miércoles, 22 octubre, 2014 | Noticias

cide-bachelet1

Acompañados por la Presidenta Michelle Bachelet y el rector de la Universidad Alberto Hurtado Fernando Montes, el Centro de Investigación y Desarrollo de la Educación CIDE, celebró hoy sus 50 años de existencia, una historia ligada estrechamente a las transformaciones de la educación en el país.

Junto a ellos participaron de la ceremonia el Senador Carlos Montes y el Secretario Ejecutivo de la Reforma Andrés Palma, además de directivos y profesionales de instituciones ligadas a la educación y a la investigación.

La Presidenta Bachelet señaló: “El CIDE ha sido un aporte incuestionable a los procesos educacionales que ha vivido nuestra patria, y hemos visto ha dejado profundas huellas desde los años 60, inspirando la investigación, la innovación educativa y profundos cambios al interior del aula. Pero por sobre todas las cosas diría que ha sido un actor comprometido con la educación como herramienta de equidad y de justicia.”

También destacó el rol inspirador de Juan Gómez Millas, Ministro del presidente Frei Montalva y del padre Patricio Cariola, fundador del CIDE, ya que “nos recuerda que las grandes reformas educacionales deben orientarse con un sentido de urgencia, que las grandes transformaciones deben ser capaces de mirar el largo plazo, teniendo una convicción profunda sobre la sociedad que se quiere construir, pero en el marco del diálogo convocante con los distintos actores de la sociedad.”

Por su parte, el decano de la Facultad de Educación de la UAH, de la cual forma parte el CIDE, dijo que el escenario de celebración es de oportunidades nuevas y desafiante, ya que la pertenencia a una universidad fortalece mucho más y obliga a usar el potencial en una coyuntura en que la educación es una prioridad.”

El CIDE fue precursor desde los años 70 de temas que hoy son considerados clave para resolver las desigualdades en educación, algunos de los cuales forman parte de las reformas que se discuten actualmente, tales como: selección y segregación de estudiantes, el fortalecimiento en la formación de profesores, la importancia de la educación preescolar y primaria, los problemas de la municipalización y de la regulación del sistema educativo a través del mercado, la necesidad de reformular el sistema de formación técnico profesional para mejorar oportunidades de los jóvenes de menores recursos, las prácticas pedagógicas centradas en el aprendizaje de los estudiantes, la relevancia del liderazgo dentro de las escuelas, sexualidad y género, entre otros temas.

Creado en 1964 para apoyar la Reforma educacional de Eduardo Frei Montalva, el CIDE cumplió también un papel importante en dictadura a través de la Educación Popular, línea de acción que se desarrolló fuera del sistema educativo formal, en gran medida al alero de las parroquias, único espacio de reunión permitido, y que aportó a la recomposición del tejido social, por lo que fue objeto de persecución.

El sello del CIDE es y ha sido el desarrollo de una investigación que no se encierra en la academia, sino que tiene el objetivo de buscar soluciones innovadoras a los problemas que estudia. Por esta razón, muchos de sus aprendizajes han sido utilizados en la generación de programas durante los gobiernos democráticos desde los 90, entre otros los programas de las 900 escuelas y MECE media, la estrategia LEM lectura, Chilecalifica, el Plan de desarrollo educativo municipal, estándares para la formación de directores educacionales a nivel nacional, entre otros.

A su vez, tiene una larga tradición en la evaluación de programas y de reformas educativas, y promueve el desarrollo de políticas basadas en la investigación, principio que atraviesa su historia. Hoy, su Encuesta a Actores del Sistema Educativo, que lleva 15 años monitoreando la opinión de los actores sobre distintos aspectos del sistema educacional, entrega información relevante para la toma de decisiones, basándose en la idea de considerar la sensibilidad de los actores escolares para generar cambios sociales y culturales.

El CIDE ha sido un semillero de especialistas técnicos y políticos, que han jugado un papel relevante tanto en el Mineduc, como en instituciones académicas. Dos premios nacionales forman parte de su historia: el fundador Patricio Cariola SJ (1999) y Ernesto Shiefelbein (2007), ex Ministro de Educación. Se le reconoce en el mundo de las instituciones ligadas a la educación, su capacidad para formar, desde la investigación y en terreno, expertos que pudieron asumir las primeras reformas para hacer frente al estado de extrema pobreza en que se encontraba la educación tras el término de la dictadura. Es así como muchos de sus investigadores se unieron al Ministerio de Educación donde volcaron todos sus conocimientos, entre muchos otros Juan Eduardo García- Huidobro, Cristián Cox, José Weinstein y Horacio Walker.

El papel del CIDE en dictadura

Al igual que una cantidad importante de Organizaciones no Gubernamentales, durante los años 70 y 80 el CIDE contó con el financiamiento de la cooperación internacional. En ese periodo se desarrollaron programas emblemáticos como Padres e hijos, dirigido a apoyar a familias de zonas sin cobertura preescolar para fortalecer sus capacidades formadoras; ¿Nos juntamos! ¿Y?, que trabajaba con parejas, valorizando el rol de la mujer y promoviendo relaciones más democráticas dentro de la familia; capacitación de jóvenes desocupados y de mujeres dirigentes de organizaciones poblacionales; programas de apoyo a comunidades Huilliche y campesinas para promover la organización, y también de educación para la democracia y las elecciones libres, entre otros.

Basados en las enseñanzas de Paulo Freire, desarrolló metodologías participativas y material educativo como juegos y manuales, que facilitaban el diálogo, la reflexión y el aprendizaje, y que han sido reconocidas y utilizadas por diversas organizaciones educativas y sociales. Asimismo, durante el periodo desarrolló un trabajo de investigación que monitoreó las transformaciones del sistema educativo de la Unidad Popular hacia un sistema de mercado y el proceso de municipalización durante la dictadura.

Un pilar en la creación de la U. Alberto Hurtado

El CIDE es una de las instituciones sobre las cuales se fundó la Universidad Alberto Hurtado hace 16 años, aportando la experiencia y equipos profesionales. Hoy forma parte de su Facultad de Educación, la que se nutre de su investigación y acervo para la formación inicial y continua de profesores de calidad.

Por otra parte, desde la facultad, aborda los problemas actuales de la educación chilena a través del apoyo a escuelas y la investigación en temas relacionados con política educativa, escuela y prácticas pedagógicas, formación de profesores, liderazgo escolar, jóvenes educación y trabajo, entre otros, y a través de su Encuesta a Actores del Sistema Educativo. También tiene una tradición importante en la evaluación de programas educativos para organismos del Estado, actividad que realiza hasta la actualidad.

page_white_acrobat Ver discurso de S. E. la Presidenta de la República, Michelle Bachelet

Ver video completo de la ceremonia